Especiales Notiglobo Mundo

Crisis interna de Irán se agudiza tras confesión de derribo de avión ucraniano

Nelson Gimón.- Irán no arrancó muy bien que se diga este año. Primero, la nación persa vio cómo Estados Unidos (EEUU) asesinaba a su máximo líder militar, Qasem Soleimani, tan pronto como el 3 de enero. Luego, el 8, se cobró ‘venganza’ con un bombardeo contra bases iraquíes que albergaban tropas norteamericanas… pero, ese mismo día y tras horas de tensión absoluta, llegó una catástrofe: un avión de Ukranian International caía a tierra al poco rato de despegar de Teherán, matando a sus 176 tripulantes.


Lea también: Accidente aéreo en Teherán deja 176 víctimas


Las autoridades iraníes, en principio, negaron que el avión hubiera podido ser derribado por uno de sus misiles antiaéreos. Sin embargo, eso fue lo que precisamente ocurrió (según fuentes de inteligencia de EEUU y Canadá, además de Ucrania), y a Teherán no le quedó otra que confesar el hecho, informando que se trató de un error. ¿Las consecuencias?…

La comunidad internacional reaccionó valorando positivamente la decisión de Teherán de revertir sus declaraciones iniciales y asumir toda responsabilidad, a la vez que exigiendo una investigación abierta y transparente del caso, la repatriación de los cuerpos y la indemnización a las familias de las víctimas. No se esperan repercusiones efectivas, y hay quienes indican que el lamentable suceso puede más bien brindar una oportunidad para calmar las tensiones.

Ahora bien, las reacciones a lo interno son otra historia.

Sal en una herida mal curada

El derribo del avión sí que podría traer consecuencias graves en el frente interno para Irán por tanto y cuanto se trata de una situación que bien podría provocar que el sentimiento de unión que inundó al país a la hora de condenar la muerte de Soleimani se desvanezca. La mentira inicial de las autoridades ha caído mal, así como el posterior desmentido, y lo que ha causado todo esto es que viejas divisiones resurjan y se profundicen.

Los fantasmas de las masivas protestas y disturbios de finales del año pasado (que dejaron una ola gigantesca de represión y más de 300 muertos) reaparecieron. Eso, porque muchos creen en el hecho de que el gobierno trató de ocultar pruebas para evitar asumir su responsabilidad antes de que la comunidad internacional aumentara su presión.

El pueblo iraní quiere claridad, ahora más que siempre. Exige rendición de cuentas y el enjuiciamiento de los responsables, amén de la adopción de todas las medidas necesarias para garantizar que algo similar no vuelva a suceder. Igualmente está expectante a cómo las autoridades tratan a las víctimas del accidente.

Y ese es el contexto: un país al borde de unas elecciones parlamentarias que ya venía en crisis gracias a un mal manejo de la economía y las limitaciones de las libertades sociales, y que, por un error y una mentira, puede estar cocinando un problema todavía más grande y una división todavía mayor.

(Con información de BBC)

Redes sociales

Archivo

Categorías