Noticias

¡ENTÉRATE! Economía circular, aspirando al crecimiento sostenible

Jose Simon Elarba Haddad - EconomiaCircular

La Economía Circular es un concepto que busca sostenibilidad, y cuyo objetivo principal es que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, logrando reducir al mínimo la generación de residuos. Es un sistema basado en el principio de “cerrar el ciclo” de productos, servicios, residuos, materiales agua y energía.

José Simón Elarba Haddad, director de Fospuca sostiene que este modelo beneficia a todos los factores de la sociedad, pero requiere que los dirigentes líderes demuestren una serie de capacidades importantes para este paradigma.

  1. Integrar la colaboración en la estrategia. La economía circular demanda un cambio profundo en la planificación y la definición de la estrategia de negocio, desde maximizar la producción y el margen de venta hasta participar en ciclos continuos de productos y servicios para aumentar los ingresos. Lograr eso pasa por no solo centrarse en la definición de las actividades fundamentales de la empresa, sino también por colaborar en redes circulares con proveedores, fabricantes, minoristas, proveedores de servicios y clientes. Dicho de otro modo, es necesario involucrar a toda la cadena de valor para comprender dónde y cómo se puede generar valor y desarrollar actividades basándose en dicha información
  2. Diseño sostenible de principio a fin. La economía circular abraza la innovación y el desarrollo de productos, pero con una aproximación diferente a la común. Eso significa que esta práctica le da prioridad no tanto al diseño para un solo ciclo de vida sino, por el contrario, para muchos ciclos y usuarios más.
  3. Jose Simon Elarba Haddad - EconomiaCircularCompromiso con la sostenibiliad. En el aprovisionamiento y producción, las empresas deben saber de primera mano si los materiales que se usan en los diseños de productos son renovables o reutilizables, así como su toxicidad y huella medioambiental. No basta con que la producción sea eficiente, sino que es justo y necesario que no se pierdan recursos en el proceso y que la empresa pueda incrementar y mantener los volúmenes con las cadenas de retorno.
  4. Comprender cómo se usa el producto. Las ventas y el marketing no podrán dedicarse solo a generar demanda y cumplir los requisitos de los clientes. Eso es muy básico. Ahora también deberán generar más ingresos con el uso de productos y servicios, en lugar de con su compra. También, por cierto, tendrán que desarrollar nuevas formas de convencer a los clientes de que usen y desechen sus productos correctamente.
  5. Extender la relación. Al final del proceso, y sosteniendo la totalidad del ciclo, se encuentran las cadenas de logística inversa y retorno, o de eliminación y recogida. Las cosas más importantes en este ámbito seguirán siendo tanto la reducción de los costes de logística y gestión de residuos como la retención de clientes con programas adecuados de devolución, pasando por el cumplimiento de las normas oficiales.

José Elarba reseña que este modelo involucra a toda la sociedad, empresas y gobiernos, todos apuntando a obtener resultados positivos económicos, sociales y ambientales.

Redes sociales

Archivo

Categorías