Mundo Noticias Notiglobo

Iván Duque, a prueba: Paro nacional y manifestaciones enfrenta Gobierno de Colombia

Nelson Gimón.- El gobierno del presidente colombiano Iván Duque se encuentra actualmente en medio de una turbulencia. Este jueves se enfrentará, por primera vez desde que asumió, a un paro nacional y al llamamiento a diversas manifestaciones que pondrán a prueba su capacidad de liderazgo.

Ese paro y esas manifestaciones, dice el diario El País, vienen de la mano de una actualidad no muy buena en Colombia. Al contrario, hay mucho descontento de la población para con el gobierno, y es por eso que hay sectores que tienen grandes expectativas en lo que pueda ocurrir tanto el jueves 21 como en los días subsiguientes.

El contexto

El sector obrero colombiano tiene desde octubre llamando a movilizaciones en contra de diversas políticas y reformas económicas de un Duque que, por su parte, ha prometido que cualquier decisión que su gobierno tome al respecto será concertada. Los estudiantes, por su lado, tienen sus propios reclamos y también han alentado la protesta.

La iglesia misma y algunos artistas locales se han empapado igualmente en la espiral de reclamos (que van desde los asesinatos de líderes sociales, indígenas y excombatientes que firmaron la paz, el regreso del fantasma de las ejecuciones extrajudiciales, hasta el bombardeo militar en el que murieron ocho menores de edad y la propia estigmatización de la protesta social) y han hecho sus respectivos llamados a manifestar de forma pacífica.

El temor del gobierno

Líderes políticos como Álvaro Uribe han atribuido estos movimientos a una estrategia del Foro de Sao Paulo para desestabilizar al gobierno de Duque. El mandatario, a su vez, lo que ha mostrado es preocupación frente al orden público y a una potencial ola de vandalismo, así como a algunos esfuerzos por perturbar la situación del país con fines políticos.

El gobierno, como indica El País, podría no solo preocuparse sino ocuparse este jueves 21, y es por eso que se espera que se tomen medidas como el cierre de las fronteras y la militarización de Bogotá. “La protesta social pacífica es un derecho de los colombianos, y es un deber del Estado, de los gobernantes locales, garantizar su ejercicio”, ha dicho Duque.

También es un deber de todos rechazar, censurar, acusar, develar y sancionar, ejemplarmente, a quienes pretenden apelar a la violencia, al vandalismo y al pillaje, para atentar contra los derechos de los colombianos”, añadió el mandatario, que llegó al poder en agosto del año pasado y que hoy día vive un momento de particular debilidad política tras las elecciones locales y regionales de octubre.

La desaprobación de la gestión de Duque alcanza el 69% en las encuestas, y últimamente se ha visto en la necesidad de remover su gabinete para buscar un cambio a mejor que, sin embargo, no parece ser del agrado de una mayorías que está dispuesta a hacerse notar esta semana en las calles.

Redes sociales

Archivo

Categorías

Publicidad

loading...