Entretenimiento Noticias Notiglobo

¡Se acabó! ‘Game of Thrones’ emitió su agridulce capítulo final

Este domingo la cadena televisiva estadounidense HBO emitió ‘The Iron Throne’, capítulo final de la octava y última temporada del famoso y exitoso seriado de fantasía épica medieval ‘Game of Thrones y, tal como se prometió, resultó ser un cierre agridulce que no dejó indiferente a ninguno de los millones de fanáticos de este fenómeno cultural en todo el mundo.

[Cuidado… SPOILERS del último capítulo de ‘Game of Thrones’ a continuación]

El episodio en cuestión fue escrito y dirigido por los showrunners de la serie, David Benioff y Dan Weiss, y comenzó mostrando las terribles consecuencias de la masacre fraguada por Daenerys Targaryen en King’s Landing. También lo hizo con Tyrion Lannister y Jon Snow dándose cuenta (ya tarde) de la magnitud del desastre que fue apoyar a la Reina de Dragones.

El enano, eso sí, es el primero y único que se lo echa en cara a una ahora autoproclamada libertadora que, por cierto, emite un discurso de lo más autoritario en el que deja ver que la próxima meta es conquistar el mundo entero para, pues, liberarlo también. ¿La consecuencia de su osadía? ¡Aprehensión inmediata!

Jon visita entonces al prisionero Tyrion, y es allí donde el Lannister le explica del peligro que representa Daenerys para el reino, ya que se trata de una gobernante que cree firmemente tener la razón absoluta y que se llevará por delante a quienquiera que no comparta su visión, y le pide que tome cartas en el asunto.

En otras palabras, Tyrion le pide a Jon que acabe con Daenerys. El ‘bastardo’ no quiere al principio, pero al encontrarse con la Reina en la sala del Trono de Hierro toma la decisión tras ver (por enésima vez) cómo la Targaryen no tiene la más mínima intención de doblegar su voluntad ni de considerar si quiera la del resto… Y sí, la apuñala en el corazón.

Drogon, el enorme dragón ‘hijo’ de Daenerys, aparece en escena tras sentir la muerte de su madre y la llora a su estilo. Luego hace que va a atacar a Jon con su aliento de fuego, pero al final lo evade y apunta directamente al Trono de Hierro, derritiéndolo por completo. Luego, la criatura toma al cadáver de la gobernante asesinada y se marcha volando a… bueno, nadie sabe a dónde… y allí termina la serie.

¡No, mentira! El poder de la elipsis se hace presente y lo siguiente que se muestra es un juicio a Tyrion (por traidor) llevado a cabo por los altos lords y ladies del reino… juicio que rápidamente se transforma en elección de un nuevo gobernante y, vaya sorpresa, el enano propone a Bran Stark. Todos aceptan (menos Sansa, que solo accede si su hermano deja que el Norte se independice) y, así, el llamado ‘Cuervo de Tres Ojos’ se convierte en Rey.

Una de las primeras decisiones de Bran El Roto es que Jon Snow, el otro prisionero (ausente del juicio pero igualmente juzgado por regicidio), sea enviado al Muro, a la Guardia de la Noche (que todavía existe). Otra es que Tyrion sea su Mano, y que Inmaculados y Dothrakis se marchen lejos de Westeros… y allí termina la serie.

¡Ok, todavía no! Hay una especie de epílogo en el cual pasan varias cosas: se muestra a Tyrion liderando el Consejo Real acompañado de Bronn (Maestro de la Moneda), Davos (Maestro de Barcos), Sam (Gran Maestre del Reino), Brienne (Comandante de la Guardia Real) y Poddrick (el que empuja la silla de ruedas de Bran).

Al final, se da un montaje de los Stark en el que se ve a Arya viajando al oeste en busca de nuevas aventuras, a Sansa siendo coronada Reina del Norte, y a Jon liderando a los salvajes más allá del Muro… y sí, allí sí que termina la serie, una que por casi una década conquistó los corazones de los espectadores con alucinantes e impresionantes momentos, y que pasará a la historia como uno de los productos televisivos de mayor calidad y éxito de todos los tiempos.

Archivo

Categorías