Mundo Política Portada

El nuevo líder de Corea del Norte: todo un enigma

NOTIGLOBO.-

Memorial, salvas al aires, tres minutos de silencio, lágrimas. Así concluirán hoy los funerales del “Querido Líder” Kim Yong-il, el hombre que gobernó durante los últimos 17 años el estado comunista de Corea del Norte. Luego de eso y como ha sido proclamado “líder supremo del partido y del Ejército”, las riendas del país asiático, al menos en lo formal, las asumirá su heredero Kim Jong-un, un jóven de 30 años de edad, sin experiencia política ni militar, y poseedor de un mar de incógnitas para el resto del mundo.

Las escenas de paroxismo al extremo que han podido captar las imágenes de la televisión, de multitudes en formación en las calles de Pyongyang llorando a moco suelto por el fallecimiento de su líder, darán paso ahora, seguramente, a una clausura mediática que atiazará todavía más el enigma que existe sobre el sucesor del poder, quien hasta ahora aparece escoltado por un tío, Kim Jong Nam, de 83 años, que ha expresado virtudes de su sobrino: “ha heredado la inteligencia, la capacidad liderar, el carácter, el sentido moral y la valentía de Kim Jong-Il”, recoge un despacho de Televisión Española.

Del nuevo rector norcoreano se sabe poco, incluso en su propio país, una nación regida por una monarquía totalitaria comunista,  reeducada en el culto a la personalidad donde la figura del líder motoriza y vertebra todos los aspectos de la vida. El menor de la línea sucesoral emergió en el escenario político en septiembre de 2010, cuando fue nombrado por sorpresa general de cuatro estrellas del Ejército y vicepresidente de la poderosa Comisión Militar Central del Partido de los Trabajadores, indica el sitio El Economista.

Jong-un, de visible sobrepeso enbutido en su 1,68 metros de altura, estudió bajo un seudónimo en un colegio en Berna, Suiza, y regresó en el año 2000 a Corea del Norte para iniciar su carrera en la Universidad Militar Kim Il-sung (nombre de su abuelo), de la que salió como licenciado en 2007. Fuentes cercanas al régimen dice que contrajo nupcias en 2010 con una estudiantes norcoreana de 20 años de edad, y de la unión habrían tenido un hijo. Se dice que es amante del baloncesto y de las películas de acción; habla inglés, alemán y francés.

El nuevo comandante norcoreano se impuso en la línea sucesoral cuando su hermano mayor, Kim Jong-nam, de 40 años, a quien su padre descartó al ser capturado con un pasaporte falso con el que intentó viajar a Japón para ir al parque de atracciones de Disneylandia. Posteriormente fue relegado a un cargo en el Partido de los Trabajadores. Otro hemano, Kim Jong-chul, mayor que Jong-un por dos o tres años, fue considerado “demasiado afeminado” por su padre y excluido también de la sucesión del trono.

La inexperiencia del actual mandatario contrasta con la de su abuelo o la de su padre, quién se preparó durante dos décadas para la sucesión que ocurrió en 1944 cuando contaba con 52 años.

Se ignora si gobernará a través de una regencia militar hasta que se afiance, o si asumirá todos los poderes dentro del partido único y el Ejército, algo que le costó a su padre tres años conseguir tras morir el primer líder de la estirpe, Kim Il-sung, dice El Economista.

Observadores políticos creen que Kim Jong-un intentará consolidar su poder pero sus perspectivas a largo plazo están en duda debido a su juventud y falta de experiencia. “Será el tercer miembro de su familia que lidere al impredecible país del norte de Asia al comenzar 2012. La posibilidad de que un líder inexperto, que se cree tendría entre 25 y 30 años, posea una capacidad nuclear ha alarmado a muchos”, indica una nota publicada en El Universal de México.

“Se considera que Jong-un tiene el potencial necesario para convertirse en un dirigente fuerte, intransigente. Tiene la personalidad necesaria para asumir responsabilidades”, estimó Cheong Seong-chang, especialista de Corea del Norte del Instituto Sejong de Seúl, citado en una nota publicada en El Universal de Colombia.

Sea lo que sea, es muy probable que estemos ante un viraje o por lo menos un punto de inflexión en el devenir de un país hermético y con un poder de maniobra en Asia muy importante. Un funcionario del gobierno que no quiso ser identificado declaró a una agencia internacional: “Sí, estamos mirando y analizaremos cómo los cambios pueden reflejarse en nuestra política”.

@afnays |@notiglobo

 

Redes sociales

Archivo

Categorías