Especiales

Lacalle Pou gana en Uruguay | Claves de la caída de 15 años de gobiernos de izquierda

Nelson Gimón.- Las autoridades electorales uruguayas finalmente anunciaron este jueves el resultado definitivo de la segunda vuelta de los comicios presidenciales llevados a cabo el pasado domingo, proclamando a Luis Lacalle Pou, centroderechista y líder del Partido Nacional, como ganador de la contienda por encima de Daniel Martínez, candidato oficialista de un Frente Amplio que, de esta manera, dejará el poder tras 15 años.

Y es que, cabe recordar, el Frente Amplio llegó al gobierno de Uruguay en 2005 de la mano de Tabaré Vázquez, quien fue sucedido por su compañero de partido José Mujica entre 2010 y 2015, y que volvió a la presidencia para el actual periodo 2015-2020… Un largo periodo que, a pesar de no sufrir grande sobresaltos ni crisis, llega a su fin bajo una incertidumbre: ¿Por qué el aparentemente estable izquierdismo gobernante ha perdido?


Lea también: Guaidó felicitó al pueblo uruguayo y al presidente electo Luis Lacalle


El portal BBC Mundo se ha hecho esta misma pregunta, y ha hablado con el politólogo e historiador uruguayo Gerardo Caetano, quien reconoce que el Frente Amplio no cometió grandes pecados en su gestión (de hecho tuvo picos muy relevantes como la caída de la pobreza, el matrimonio igualitario, la mejora de salarios y jubilaciones, el crecimiento del PIB, entre más), pero que sí comenzó a acusar un desgaste debido a desatenciones puntuales. ¿Cuáles?…

Inseguridad pública

Este factor es hoy de las mayores preocupaciones de los uruguayos debido a su deterioro en los últimos tiempos, sobre todo en materia de narco-violencia, homicidios, hurtos, violencia doméstica y violencia de género. “El miedo responde a una realidad delictiva que se ha incrementado de manera exponencial en varios aspectos. Para el uruguayo es una experiencia muy fuerte, porque el uruguayo siempre valoró la cuestión de la seguridad”, dice Caetano.

El experto también asegura que el gobierno de Vázquez no supo reaccionar ante los problemas de seguridad. “Sí ha habido una política que, sin ser un fracaso total, no estuvo a la altura de los retos enormes que se plantearon a Uruguay”, sentencia.

Estancamiento de la economía

La consolidación de Uruguay como nación con mayor aumento del PIB en América Latina alcanzó su pico en 2010. A partir de entonces, ese y otros indicadores comenzaron a menguar hasta el punto que se estancó y comenzó a afectar la calidad de vida de los ciudadanos.

Aparte de eso, la inversión empezó a decaer, aumentó el déficit fiscal y el desempleo, y el precio del dólar se robusteció al punto de encarecer la vida y el comercio. Todo esto, con un Frente Amplio irresoluto en el poder.

El desgaste

Las dos claves anteriores derivaron en esta, el desgaste natural de un Frente Amplio que, además, se topó con una oposición que durante la campaña electoral supo muy bien señalar todos y cada uno de los errores del oficialismo, y que logró articularse y unirse para hacerle frente al partido de gobierno.

Esa articulación, por cierto, se tradujo en una coalición de cinco partidos opositores que van desde el centro hasta la extrema derecha, todos remando hacia el mismo lado y apuntando fuerte en sus críticas al Frente Amplio.


Lea también: La izquierda uruguaya fue destronada por Luis Lacalle Pou


Caetano le ha dicho a BBC Mundo que era entonces previsible que Lacalle Pou ganara en estas elecciones ante todo lo anteriormente argumentado. “De modo que en la primera y segunda vuelta, el Frente Amplio lidió contra el conjunto de la oposición y eso finalmente ha llevado a una situación de derrota”, sentencia.

(Con información de BBC Mundo)

Redes sociales

Archivo

Categorías

Publicidad

loading...