Noticias Portada

Bancamiga renovó su alianza con la fundación Tatuando Sonrisas para seguir ayudando a niños

Durante una jornada especial dieron de alta a dos pacientes, incorporaron a dos nuevos y se abrieron cupos para atender a tres más

Por tercer año consecutivo, Bancamiga Banco Universal y la Fundación Tatuando Sonrisas renovaron su alianza social con una jornada especial en las instalaciones de la Clínica La Floresta en la que se dio de alta a dos pacientes que cumplieron cinco años siendo tratados y a los cuales se les logró atenuar las cicatrices ocasionadas por quemaduras.

Las doctoras Katiuska Rivera y Cristina Premerl, directoras de la organización, participaron en la jornada que contó con la presencia de miembros del programa de Responsabilidad Social Empresarial de Bancamiga.

“Este nuevo acuerdo forma parte de nuestros objetivos estratégicos”, enfatizó Alberto De Armas, presidente de Bancamiga, quien estuvo acompañado por Carmelo de Grazia Suárez, vocero de los ejes estratégicos de RSE de la entidad financiera.

En esta jornada fueron recibidos dos nuevos pacientes: una señora de 42 años y un niño de 2. Además, se abrió cupo para atender a tres personas más.

La Fundación Tatuando Sonrisas trata con láser las cicatrices de las personas que fueron víctimas de quemaduras y no cuentan con recursos económicos para cubrir el tratamiento. La atención está orientada principalmente hacia los niños.

“Dependiendo de la extensión y gravedad de la cicatriz un tratamiento para una persona puede requerir de varias sesiones”, explicó la doctora Premerl.

Las doctoras Rivera y Premerl explicaron que una quemadura no solo deja cicatrices en la piel, también las deja en la autoestima de las personas por el potencial rechazo que pueden sufrir de su entorno social.

Las especialistas sostienen que una vez que se mitiga la cicatriz con el tratamiento se puede evidenciar cómo niños que eran tímidos y tristes mejoran en su estado de ánimo y su seguridad en sí mismos.

Redes sociales

Archivo

Categorías