Deporte Noticias Notiglobo

Superliga Europea | ¡Claves de un naufragio anunciado!

La propuesta de un torneo independiente y cerrado con 12 de los equipos más grandes de Europa chocó de frente con un inmenso rechazo popular, institucional y hasta gubernamental

Nelson Gimón.- Doce de los equipos más poderosos del viejo continente anunciaron el pasado domingo la puesta en marcha de un proyecto de competición 100% independiente de FIFA y UEFA llamado Superliga Europea. Ahora, apenas un par de días después, dicha iniciativa parece haber naufragado.

Y naufragó porque la propuesta de Real Madrid, FC Barcelona, Atlético Madrid, Juventus, Inter Milan, AC Milan, Liverpool, Manchester United, Chelsea, Arsenal, Manchester City y Tottenham chocó de frente con el iceberg del rechazo. Hinchas, jugadores, entrenadores e incluso políticos despreciaron la idea y la llamaron desde elitista hasta poco meritocrática, pasando por 100% mercantilista.

Tal fue el nivel de rechazo que, a las horas de darse el anuncio, muchos equipos comenzaron a abandonar el barco. Primero fueron el Manchester City y el Chelsea a principios de semana, y ya para el martes se unieron a la desbandada Liverpool, Manchester United, Arsenal y Tottenham. Dicho de otro modo: los ingleses lideraron la huida.

A los ingleses le siguieron los tres italianos del proyecto horas después, y finalmente el español Atlético Madrid dio un paso al costado.

Ya para este jueves solo quedaban Real Madrid y FC Barcelona en la Superliga.

Ahora bien, ¿qué pasó? De acuerdo a un reporte especial de la BBC, el naufragio d ela Superliga Europea se podría desglosar en tres claves. Veamos…


Lea también: Polémica por la creación de la Superliga Europea


La postura británica

El fútbol moderno nació en las Islas Británicas, entonces era previsible que fuera allí donde un proyecto tan disruptivo como la Superliga generaría mayor resistencia. De los primeros en reaccionar fue el primer ministro Boris Johnson, y tras él varios políticos y celebridades. Y jugadores. Y entrenadores. Y hasta el Príncipe William.

La indignación se hizo más palpable en las mismas canchas británicas, con el resto de clubes rechazando de plano la idea del llamado Big Six, y, sobre todo, en los aficionados, quienes salieron a protestar y a poner contra las cuerdas a los directivos de los clubes. Los hinchas del Chelsea, por ejemplo, se apostaron por miles frente al estadio de Stamford Bridge pidiendo ‘salvar el juego’.

Esas y otras múltiples manifestaciones, así como amenazas directas de sanciones por parte de la Federación Inglesa y del gobierno, hicieron que los seis equipos ingleses se bajaran del tren, y que lo hicieran pidiendo perdón a la afición.

La postura de la UEFA

El anuncio de la Superliga no se había terminado de dar y ya la UEFA estaba no solo rechazando la iniciativa, sino directamente atacándola y acusándola de haber ‘escupido en la cara de los amantes del fútbol’ por querer dinamitar el torneo continental más importante, la Champions League.

El presidente del organismo, Aleksander Ceferin, no se cortó la lengua y amenazó a los fundadores con que los jugadores que fueran parte de la Superliga no podrían participar en la Eurocopa de Naciones ni en el Mundial de Fútbol.

Medios ingleses aseguran que fue precisamente esa amenaza la que hizo que varios jugadores de los 12 equipos rebeldes expresaran su preocupación ante la posibilidad de no poder disputar partidos con sus seleccionados nacionales. Jordan Henderson, capitán del Liverpool, convocó a una reunión con los demás capitanes de los clubes ingleses y al final escribió en su cuenta de Twitter: “No nos gusta. Y no queremos que pase. Esa es nuestra posición colectiva”. Este fue un factor muy clave.

La postura de otros grandes

Dice el reporte de la BBC que si bien el golpe mortal a la Superliga vino de la salida en masa de los seis clubes ingleses, lo cierto es que el proyecto ya había nacido tambaleante debido al rechazo previo de otros clubes importantes como, por ejemplo, el todopoderoso Bayern de Múnich.

El club bávaro no aceptó estar en la fundación del torneo y hasta lo consideró innecesario. “Nuestros socios y aficionados rechazan una Superliga. Como FC Bayern, nuestro deseo y nuestro objetivo es que los clubes europeos vivan esta maravillosa y emocionante competición de la Champions League y la desarrollen junto con la UEFA”, publicó Karl-Heinz Rummenigge, director general del equipo.

Otro ausente por Alemania fue el Borussia Dortmund, que enseguida dijo que tampoco participaría. Lo mismo pasó en Francia con el multimillonario y grande en potencia Paris Saint-Germain (PSG).

(Con información de BBC)

Redes sociales

Telegram Notiglobo

Categorías