Deporte

Cuando el camino comienza… – Líder en deportes

El tren de la Vinotinto arranca y su primera estación será mañana ante Ecuador. Llega sin partidos previos, pero según Fernando Batista, el director técnico, eso estaba previsto; entrenar, que los jugadores tomen conciencia de la importancia de la Copa América, ha sido el paradigma de la selección venezolana.

Los ecuatorianos conforman un equipo difícil, enmarañado, anárquico algunas veces, con una manera de jugar y comportarse en la cancha que rememora a los africanos. Han crecido, y a eso ha contribuido el hecho de tener con suficiencia el roce de los tres mundiales jugados. En el partido contra los venezolanos, disputado en Maturín en el marco del Premundial Suramericano, lograron empatar en un capítulo en el que los jugadores de aquí se vieron, por ratos, en sofocos.

Pero ya todo eso pasó, y ya solo se piensa en lo que habrá de venir, en la brega sabatina que ha de marcar la ruta, el camino a recorrer en la Copa y enfilando ya la máquina hacia el Mundial de 2026…

La Copa América, encuentro de rivalidades regionales y amistades profundas, acaba de comenzar con el Argentina-Canadá de ayer. No es un torneo clasificatorio para el Mundial, pero sí útil para ir perfilando las armas de todos los arsenales suramericanos. Nunca se sabe, pero en este encuentro copero podrían aflorar los nuevos talentos de la región, aquellos muchachos, como el venezolano Jon Aranburu, que podrían dar la nota alta y erigirse como los genuinos representantes del nuevo fútbol.

Hay ansias, deseos de ver los partidos. ¿Será este el momento en el que la Vinotinto, y por vez primera, pise la cancha en la final del 14 de julio?…

Rafael Dudamel, sin ruido pero con eficiencia, conocimientos y carácter, acaba de conseguir un título que habla de su categoría como entrenador. Para Dudamel, Colombia es un talismán. Cuidando el arco del Deportivo Cali fue el primer venezolano en llegar a una final de la Copa Libertadores, y ahora, luego de la corona de Richard Páez con el Millonarios, el primer venezolano en conseguir un título en el exterior.

En verdad que en su oficio de técnico ha tenido subidas y bajadas, victorias resonantes y derrotas ruidosas, pero lo conseguido ahora es lo que cuenta, alcanzado en Bogotá al comando del Bucaramanga, los llamados “leopardos indomables”, un equipo modesto y sin figuras exuberantes, pero demostrando, como se suele demostrar, que el fútbol es una actividad humana en la que cuenta, por encima de genios y desplantes, el hecho gregario y la condición solidaria del hombre. Grande Dudamel. Grande.

Nos vemos por ahí.

Ver fuente

Redes sociales

Categorías