Nacional Noticias Portada

Gobierno apurado para cumplir nueva meta inferior de viviendas

NOTIGLOBO.-

Hace apenas una semana, el presidente Hugo Chávez, sin el más mínimo pudor luego de ofertas electorales, discursos y promesas, bajó la meta de construcción de viviendas para 2012 de 150.000 a 130.000 unidades, de las apenas se han edificado 102.000. Eso significa que apenas dos semanas sería preciso construir 28.000 casas. Las cifras oficiales desvelan una vez más el fracaso de la política habitacional del gobierno.

El problema no es cuestión de dinero. Inclusive, el primer mandatario anunció en días pasados que un nuevo crédito de China por 4.000 millones de dólares estará destinado a la construcción de viviendas.

Si bien es cierto, la temporada de lluvias ha sido particularmente intensa y ha impedido el avance de las obras, hay razones que van más allá de la mera eventualidad de la naturaleza y que apuntan hacia la incapacidad, en primer momento, la improvisación, la falta de insumos necesarios para la construcción y las condiciones legales jurídicas que desestimulan el sector e inhiben la participación privada.

A estos factores hay que añadir la imposibilidad de precisar las cifras que proporciona el gobierno. Miguel Méndez Rodulfo, encargado del área de viviendas de la Mesa de la Unidad Democrática, es de quienes han señalado la resbaladiza forma en que el gobierno presenta sus datos. “Se juega a lo subliminal. Cuando el Gobierno promete construir 153.000 viviendas este año, todos pensamos que eran nuevas. Cuando se sustituyen ranchos por viviendas no se está contribuyendo a acabar con el déficit habitacional. No fue eso lo que se prometió”, advierte.

En febrero de este año, el exdecano de Arquitectura de la UCV Alfredo Cilento señalaba un dato demoledor: en doce años este gobierno sólo ha construido un poco más de 283.000 viviendas, es decir, una por cada mil habitantes, aunque el crecimiento de nuevos hogares es de 5,6 por cada 100.000 habitantes.

“Los personeros del régimen, como los empresarios del sector, creen que todo depende de la asignación de los recursos financieros necesarios. Pero, el problema no es sólo de bolívares, sino de los otros recursos productivos: tierra urbanizada, insumos de construcción y fuerza de trabajo de todos los niveles”, advertía Cilento.

Marco Negrón, arquitecto de renombre en Venezuela, también lo ha señalado: “con un sector de la construcción desmantelado por la misma acción gubernamental y un aparato productivo en ruinas sólo a mentirosos compulsivos se les puede ocurrir prometer que en los próximos dos años construirán casi 100.000 viviendas más que las construidas en los pasados dos sexenios”.

Raimundo Orta, coordinador nacional de la Asociación de Propietarios de Inmuebles Urbanos (Apiur), pone en duda la fabricación de 100.000 viviendas que ha asegurado el gobierno,  debido a otra variable: el fuerte desabastecimiento que hay en cemento, cabillas, aluminio y hasta vidrio.

Ahora, con la nueva meta a la baja, el Ejecutivo intenta acelerar lo que a duras penas ha podido cumplir. “No vamos a descansar en Navidad, se seguirá trabajando”, declaró el ministro de la Vivienda, Ricardo Molina. En la Gaceta Oficial No.39.821 del 15 de diciembre, su despacho publicó una norma que señala que “todas las personas naturales y jurídicas que se encuentren ejecutando obras de interés social o prestando servicios en el marco de la (Gran) Misión (Vivienda) deben continuar ininterrumpidamente con las actividades involucradas a ésta durante el mes de diciembre, de forma tal que se declara que todo día será hábil para la conclusión de los procesos administrativos y productivos dirigidos a culminar los proyectos de la Misión en el menor tiempo posible”.

Hace diez días, el diputado opositor Julio Borges ponía en duda la cifra oficial de viviendas: “de las supuestas 100.000 viviendas que construyó el Gobierno este año, 36.000 vienen del sector privado, 31.000 de lo que llaman el poder popular y las del gobierno sólo fueron 34.000 viviendas”.

Mientras tanto, hay decenas de damnificados en refugios a los que el Presidente les pide más paciencia. “Si esperaron un año, pueden esperar otros seis meses”, dijo. Palabras que junto con los apuros de fin de año, relativizan la estadística oficial.

@afnays | @notiglobo

 

Redes sociales

Archivo

Categorías