Mundo

El conflicto entre Arabia Saudí e Irán

Fuente: Pinterest

Las dos potencias rivales árabe y persa de Oriente Medio, el Reino de Arabia Saudí y la República Islámica de Irán, se disputan desde hace décadas el liderazgo regional.

Cada una de ellas se presenta como la defensora de sendas grandes corrientes del Islam, el sunísmo en el caso de Arabia Saudí y el shiísmo para Irán.

El martes, Riad acusó a Teherán de “agresión directa” tras el disparo de un misil en dirección al aeropuerto internacional de Riad por los rebeldes yemeníes hutíes, acusados de recibir apoyo de Teherán.

REVOLUCIÓN IRANÍ 

En abril de 1979 se instauró la República Islámica de Irán. Su guía supremo, el ayatolá Ruholla Jomeini, fue acusado por los países suníes del Golfo de querer “exportar” la revolución a sus naciones.

GUERRA ENTRE IRÁN E IRAK

En septiembre de 1980, Irak atacó Irán. Riad dio apoyo financiero al régimen de Sadam Husein y animó a los otros países suníes del Golfo a hacer lo propio.

PRIMERA RUPTURA

En julio de 1987, las fuerzas de seguridad saudíes reprimieron en La Meca una manifestación prohibida de peregrinos iraníes. Los enfrentamientos dejaron más de 400 muertos, la mayoría de ellos iraníes. Se destrozaron las embajadas saudita y kuwaití en Teherán.

En 1988 Riad rompió relaciones con Irán, cuyos ciudadanos no volvieron a peregrinar a La Meca hasta 1991.

La situación se relajó en 1997, con la elección del presidente moderado Mohamad Jatami y su visita en 1999 a Arabia Saudí.

Pero la invasión estadounidense de Irak en 2001 reavivó la tensión, haciendo que Bagdad cayera en la esfera de influencia de Irán con el ascenso de los shiíes al poder. Recintemente, Riad y sus aliados reanudaron las relaciones con las autoridades iraquíes para tratar que se distancien de Irán.

PRIMAVERA ÁRABE

En marzo de 2011, Arabia Saudí envió a un millar de soldados a Baréin para reprimir la contestación, fundamentalmente shií, acusando a Irán de inspirar la agitación.

A partir de 2012, Irán y Arabia Saudí se opusieron también en relación al conflicto sirio. Irán, con ayuda del movimiento libanés shií Hezbolá, es el principal apoyo regional del régimen de Bashar al Assad, a quien proporciona una ayuda militar y financiera. Arabia Saudí se opone al presidente sirio y apoya a los grupos rebeldes.

YEMEN 

En marzo de 2015, Riad lanzó una operación militar como líder de una coalición árabe para impedir que los rebeldes shiíes hutíes, acusados de recibir apoyo de Irán, se hicieran con el control de Yemen, vecino de Arabia Saudí.

NUEVA RUPTURA

En septiembre de 2015, Irán denunció la “incompetencia” de las autoridades saudíes, tras una estampida que le costó la vida a cientos de iraníes en el peregrinaje a La Meca.

En enero de 2016, Arabia Saudí ejecutó a 47 personas condenadas por “terrorismo”, entre ellos un dignatario shií. Un día después, Riad rompió sus relaciones diplomáticas con Teherán tras el ataque de su embajada en Irán.

HEZBOLÁ 

A principios de marzo de 2016, Hezbolá, acusado de servir de punta de lanza a Irán fue clasificado como organización “terrorista” por las monarquías árabes del Golfo. Previamente, su jefe había acusado a Arabia Saudí de actuar con el objetivo de una “sedición entre musulmanes suníes y shiíes”.

En noviembre de 2017, el primer ministro libanés, Saad Hariri, anunció su dimisión desde Riad, acusando a Hezbolá y a su aliado iraní de “controlar” Líbano.

QATAR

En junio de 2017, Arabia Saudí, Baréin, Emiratos Árabes Unidos, Yemen y Egipto rompieron relaciones diplomáticas con Qatar. Acusaron al emirato de “apoyar el terrorismo” y de acercamiento a Irán.

CUESTIÓN NUCLEAR

En octubre de 2017, el reino saudita celebró la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de no “certificar” el histórico acuerdo sobre el programa nuclear iraní, firmado en 2015 por Irán y seis grandes potencias (Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido, China y Alemania).

Twitter

Archivo

Categorías