Mundo Nacional Portada

Chávez juega con fuego con el presunto complot contra EEUU

Notiglobo.-

El reportaje de Univisión publicado este domingo en el que se ofrece una detallada radiografía del complot urdido por funcionarios venezolanos e iraníes, no ha caído bien en Miraflores. Anoche el mandatario venezolano, Hugo Chávez, reaccionó con su acostumbrada descalificación automática, sin desmentir absolutamente ni uno solo de los datos concretos de la nota periodística.

“Hasta hoy estaban lanzando programas en las televisoras de Estados Unidos, diciendo que ahora Venezuela está montando actos terroristas junto con terroristas iraníes para atacar a Estados Unidos. La mentira es utilizada como excusa para agredirnos, hay que estar atentos a eso”, dijo Chávez durante una cadena en radio y televisión reseñada por El Universal.

La referida investigación periodística parece bastante sólida, al menos documentada. Se trata de un reportaje basado en grabaciones clandestinas y testimonios recogidos por un equipo de la cadena televisiva Univisión.  Los personajes clave de la historia son dos funcionarios diplomáticos: el embajador de Irán en México en 2006, Muhammad Roohi Sefat, y la actual cónsul venezolana en Miami, Livia Antonieta Acosta, quien en aquel entonces fungía como agregada cultural de Venezuela en México y aparece como cómplice del supuesto complot. Como era de esperarse, también hay testimonios de la participación cubana en la trama.

En esa época, el embajador Roohi Sefat fue convencido por un grupo de estudiantes que se hicieron pasar por hackers (en realidad eran informantes encubiertos contratados por la cadena), que podían obtener claves y accesos de los sistemas nucleares estadounidenses y otras áreas sensibles de la seguridad de EEUU, incluida la Casa Blanca, el Pentágono y el FBI.

“Uno de los reclutados fue el entonces estudiante Juan Carlos Muñoz Ledo quien decidió grabar secretamente los encuentros al enterarse de que el propósito de la operación era atacar objetivos en territorio norteamericano. También le preocupó que además del sabotaje cibernético se estaba analizando la posibilidad de ataques físicos”, cuentan los periodistas de Univisión Casto Ocando y Jorge Mota, en un trabajo titulado: La conexión venezolana.

Para la operación también se hizo contacto con la embajada venezolana, en esa época bajo la responsabilidad del embajador Roy Chaderton. Los hackers emplearon diminutos micrófonos de audio y cámaras de video escondidas para grabar decenas de horas de conversaciones.

Las mismas grabaciones también revelan que Acosta quería informar al propio presidente Hugo Chávez, por intermedio de su amigo y jefe de Defensa, general Alexis López,  información ultrasensible: claves de acceso a los sistemas informáticos de seguridad de las centrales nucleares, y de los arsenales de armas atómicas de Estados Unidos.

Ayer mismo, el Departamento de Estado estadounidense juzgó como “muy inquietante” el reportaje y aseguró que “evalúa las acciones” a tomar, según indicó Mark Toner, portavoz de la diplomacia estadounidense.

Desde luego, de ser confirmada la información del reportaje, Chávez se acerca nuevamente a un conflicto muy serio con Washington que, tarde o temprano le pasará factura. Un juego muy peligroso.

 @afnays | @notiglobo

Archivo

Categorías