Especiales Notiglobo Notiglobo

Coronavirus: ¿Cómo se trata? ¿Tiene cura? ¿Para cuándo la vacuna?

Nelson Gimón.- La epidemia del coronavirus causante de la enfermedad oficialmente conocida como COVID-19 tiene de cabeza al mundo entero gracias a un terrible balance de más de 120 mil casos y alrededor de 4.200 muertes. A pesar de lo desalentador de esas cifras, hay otra que vale la pena mencionar: los 65 mil pacientes recuperados.

¿Ese importante número significa que esa cantidad de personas se han curado? Y, en ese contexto, ¿tiene cura el COVID-19? La respuesta a estas interrogantes es ambigua, pero sí que hay dos formas de entender que un infectado está curado: una es la forma clínica y la otra es la virológica.

  • Clínica: Se refiere a cuando una persona, después de haber sufrido síntomas, empieza a sentirse mejor.
  • Virológica: Es cuando se detecta (mediante una prueba) que el virus ya no está presente en las secreciones y, por tanto, el paciente ya no puede contagiar a otros individuos.

Hablemos de tratamiento

A pesar de la gran cantidad de pacientes recuperados en el mundo, lo cierto es que hasta la fecha no hay un tratamiento disponible para curar la enfermedad per se. Ergo, el tratamiento se limita a lo básico: mantener el cuerpo del afectado en funcionamiento, ayudando a su sistema respiratorio y colaborando con su sistema inmunitario para que este pueda combatir el virus. ¿Cómo se logra todo eso? Pues con medicamentos varios.

Aparte, hasta 30 antivirales ya están siendo probados para ver su eficacia, incluyendo algunos usados para tratar el ébola o el VIH, inhibidores ACE (enzima convertidora de angiotensina), inhibidores de la proteasa o fármacos inmunoterápicos, y un largo etcétera.


Lea también: Pronostican que el coronavirus durará al menos hasta junio en el mundo


Hablemos de vacunas

Evidentemente, ya hay varias compañías farmacéuticas investigando posibles vacunas, labor por la cual también se han puesto las tres grandes federaciones del sector en todo el mundo (la internacional, la europea y la estadounidense).

A pesar de las buenas intenciones, resalta el hecho de que el COVID-19 es un flagelo bastante nuevo y contextualmente desconocido (más allá del hecho de que ya se dio a conocer su genoma), razón por la cual la potencial cura definitiva pueda tardar por lo menos un año. ¿El lado positivo? Que epidemias anteriores como la del SARS en 2003 permitió desarrollar tecnologías avanzadas que pueden adaptarse ahora.

Otro punto positivo es que las farmacéuticas y las federaciones no están solas en sus esfuerzos. Los gobiernos del mundo, ante la gravedad de la situación, están prestando toda la colaboración e incluso participando de las iniciativas.

(Con información de Cronista y BBC Mundo)

Redes sociales

Archivo

Categorías