Mundo Portada

Guantánamo: la prisión más cara del mundo

NOTIGLOBO.-

En 1903, Estados Unidos consiguió un acuerdo con el gobierno cubano para arrendar perpetuamente un territorio en la bahía de Guantánamo, al suroriente de la isla caribeña. Los estadounidenses montaron una base militar, que se usó para retener a cubanos y haitianos interceptados en alta mar. Pero con la llamada Guerra contra el Terrorismo, decretada por el presidente George Bush en 2002 tras el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, la instalación de Guantánamo comenzó a ser utilizada como la prisión de alta seguridad para los presuntos terroristas implicados en aquellos atentados.

Hace tres años, en virtud de las numerosas quejas por el maltrato a los reos y la total y más absoluta impunidad como opera la prisión al margen de las convenciones internacionales, el presidente Barack Obama prometió clausurar la cárcel, a la que identifica con un “triste capítulo de la historia de Estados Unidos”, pero por diversas razones, desde políticas hasta estratégicas y electorales, no le cimplido ese cometido.

Los primeros 23 prisioneros del centro de detención fueron trasladados en un avión militar de EEUU hace exactamente hace diez años, recuerda una nota publicada en el sitio El Espectador. Los reos, vestidos con un uniforme con capucha naranja, encadenados en manos y tobillos, habían salido 20 horas antes de Kandahar, en Afganistán, donde fueron ubicados y detenidos bajo sospechas de participar en el atentados del 11-S.

Eran tiempos de la doctrina “dura” de Bush, y su ministro de Defensa Donald Rumsfeld: “quienes no están con Estados Unidos, están contra Estados Unidos”.

Los detenidos fueron medidos y pesados un día después, indicaba el Departamento de Estado. Se trataba de ciudadanos de Afganistán, Pakistán, Arabia Saudí, Yemen, un británico, Alí Feroz Abbasi, liberado tres años después sin que se le imputara ningún delito; y un australiano, David Michael Hicks, “quien fue el primer preso en comparecer ante los tribunales militares de la administración de George W. Bush y se declaró culpable”, dice el mismo reporte periodístico.

Han transcurrido diez años y, en todo este tiempo, diversas organizaciones humanitarias han dado cuenta de los abusos cometidos contra los reos, con humillaciones, vejaciones y aplicaciones de torturas prescindiendo absolutamente de las normas internacionales, en particular la Convención de Ginebra, así como vuelos clandestinos y traslados ilegales. Han muerto ocho reclusos en las instalaciones, dos de ellos el año pasado, de acuerdo con informes oficiales de EEUU. Por Guantánamo han pasado 779 supuestos terroristas, y quedan hoy 167 que aguardan por traslado a otros países, indica una nota publicada en el diario español El País.

El Departamento de Estado informó este lunes que durante el Gobierno de Obama han sido trasladados 67 detenidos, 40 de ellos a terceros países. Jay Carney, vocero de la Casa Blanca, recalcó este lunes que “el compromiso que el Presidente tiene con el cierre de Guantánamo es tan firme hoy como lo fue durante su campaña”.

Parece mentira que cada año el gobierno estadounidense haga llegar un cheque a La Habana por US$ 3.500, por concepto de arrendamiento, cheque que el régimen de Castro nunca cobra por diferencias estrictamente políticas. La soberanía de Guantánamo es cubana, pero el territorio está controlado por los norteamericanos.

La base naval cuenta con 2.100 soldados, de los cuales 1.500 trabajan para la prisión. “Mantener a cada preso le cuesta a los contribuyentes norteamericanos 800.000 dólares cada año. En total, son 137 millones de dólares de los presupuestos anuales aprobados por Washington, una cifra considerable en un contexto en el que el Congreso, en Washington, está buscando cómo recortar 1,5 billones de dólares en el gasto gubernamental”, añade El País.

Lo cierto es que siendo la prisión más cara del mundo, desde el punto de vista económico, y una vergüenza internacional desde la perspectiva del derecho, es poco probable que en lo inmediato sea cerrada, en medio de una campaña electoral en Estados Unidos que comienza a calentarse y que sacará a flote el polémico punto. En efecto, la organización Human Rights Watch cree que el sistema Guantánamo pueda existir “para siempre”.

@afnays |@notiglobo

Twitter

Archivo

Categorías