Nacional Noticias Portada

Crimen de Guanare: delito e impunidad

Notiglobo.-

La inseguridad es, de lejos, el principal problema que afecta a los venezolanos sin excepción. Y el subproducto de la inseguridad, engendro directo de un sistema judicial precario, corrupto y engangrenado, es sin duda la impunidad. El ejemplo más palmario de esta letal ecuación inseguridad-impunidad lo constituye el atroz crimen de un niño de  cuatro años cometido esta semana en Guanare.  Un asesinato que ha sido repudiado no sólo por la comunidad local sino que ha tenido resonancia en todo el país por la conjunción de elementos que lo componen: homicidio, torturas, ensañamiento, violación y encima relaciones con el poder que, si no es por el levantamiento de gente indignada, pudiese haber finalizado en una grosera impunidad. Una vez más.

Es allí donde el gobierno de Chávez, no sólo ha fallado, sino que escasos resultados puede ofrecer. La inseguridad ha sido una materia diferida y reprobada por muchos años, amparada en un discurso de talante populista de acuerdo con el cual se trata de una patología social propia de un sociedad capitalista donde la acumulación y la diferenciación -con méritos o sin ellos-, son antivalores que se oponen a una política orientada a la igualdad (más bien la igualación) y a la lucha por los pobres.

Es esa errónea concepción la que ha impedido en más de una década un trabajo eficaz contra la inseguridad y la impunidad.

Ahora, con una ventaja aparente en las encuestas, insuflada por circunstancias del momento (la enfermedad, la precampaña electoral, el precio del petróleo, la crisis europea), el gobierno sólo ha podido ofrecer respuestas parciales, la mayor de ellas poco efectivas. La creación de la Policía Nacional, del ministerio para las cárceles, de una guardia del pueblo, no han podido abatir los índices de homicidios que a diario enlutan a las familias venezolanas.

Es ahí donde los candidatos de la oposición tienen una enorme oportunidad para ofrecer planes coherentes, realizables y creíbles que hagan de sus aspiraciones un objetivo de todos. Porque, repetimos, la inseguridad no pone fronteras: ataca por igual a cualquier persona, de cualquier nivel socioeconómico e ideología. Lo otro, la impunidad, tal vez la que produce mayor indignación, también requiere de un enfoque claro que implique efectivamente el resarcimiento de los daños a las víctimas y sus familiares y un castigo ejemplar a los responsables de los delitos.

Es lo que espera, desde hace más de una década, la mayoría de los venezolanos.

@afnays

Redes sociales

Archivo

Categorías