Mundo Portada

Ortega asume su tercer mandato en Nicaragua

NOTIGLOBO.-

En medio de escandalosas denuncias de fraude electoral, pero con un poder político más que notable y la bendición de sus socios políticos y de negocios, el presidente nicaragüense Daniel Ortega asume hoy su tercer mandato, en línea con los mandatarios que han resuelto cambiar el texto constitucional para incorporar la reelección indefinida.

Estrechos alidos como los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez y el de Irán, Mahmud Ahmadineyad asistirán a la toma de posesión, al igual que el príncipe de Asturias, Felipe Borbón y jefes de estados de otros países. El cubano Raúl Castro enviará al vicepresidente, al igual que el colombiano Juan Manuel Santos. Laura Chinchilla, mandataria costarricense, ni asistirá ni enviará delegados de alto rango, debido a los serios roces con Ortega.

El apoyo de Chávez al presidente nicaragúense ha sido particularmente significativa en su avance político. El Presidente venezolano ha transferido cerca de 500 millones de dólares en ayudas, particularmente de petróleo. “Esa ayuda resulto clave para un país arruinado sucesivamente por décadas de guerras civiles, desastres naturales y la corrupción, y en el cual el 45% de sus casi 6 millones de habitantes están en la pobreza”, indica una nota del sitio Univisión.

La prensa local ha resaltado el escándalo del fraude. El diario La Prensa titula hoy mismo su noticia principal: Ortega, presidente inconstitucional, en la cual recoge las palabras de su principal adversario durante la campaña electoral, Fabio Gadea, quien asegura: “Han engañado al país con el fraude, un pueblo no puede permanecer tranquilo, habrá zozobra e intranquilidad”.

El Nuevo Diario prefiere mantener el tono informativo, aunque recoge las palabras de Ortega a una multitud de seguidores en el Consejo Supremo Electoral, donde ayer recibió sus credenciales como ganador del proceso comicial: “tenemos que cuidar, tenemos que fortalecer esta victoria”.

Con un Presidente de amplios poderes, un parlamento dominado por el oficialismo y un programa populista calcado de la receta chavista, el camino de Nicaragua no parece ser muy distinto del que, hasta ahora, ha tenido Venezuela. La oposición probablemente deberá conquistar voto a voto su poder en la calle.

AFN |@Notiglobo

 

Redes sociales

Archivo

Categorías