Mundo Portada

Cristina Kirchner quiere implementar su propio Cadivi

Cristina Kirchner Control de Cambio Argentina

NOTIGLOBO.-

Cristina Kirchner, reelecta presidenta de Argentina hace pocos días, ya empezó a aplicar sus nuevas medidas económicas para su segunda gestión, y decidió implementar el control de cambio, disminuyendo la venta de dólares en bancos y casas de cambio.

Esta medida se asemeja a la tomada por el presidente venezolano Hugo Chávez, quien instauró el control de cambio en su país en el 2003, y desde entonces el acceso a la moneda estadounidense por los ciudadanos se ha restringido y continúa limitándose paulatinamente.

En Venezuela, el proceso de solicitud de divisas ante el Gobierno es bastante engorroso, y la disponibilidad para cada civil es muy limitada, cuando son aprobados. La Comisión de Administración de Divisas (CADIVI) sólo asigna cierta cantidad de dólares para compras en Internet, efectivo y cupo en las tarjetas de crédito para viajes.

En el caso de las importaciones y la asignación de dólares para las empresas, las divisas también son controladas y en muchos sectores económicos, los precios se disparan por la escasez de la moneda a tarifa legal, lo que obliga a las compañías a adquirir los productos en dólar paralelo, incrementando a más del doble la inversión.

Es bastante probable que con esta medida, la economía de los ciudadanos se vea afectada y limitada.

Sin embargo, el ministro de Economía y vicepresidente electo, Amado Boudou, aseguró que no se modificarían los límites en las compras de dólares ni se establecerían restricciones al respecto. De igual manera, Boudou aclaró que se trata de una medida que garantiza la transparencia de las operaciones, en contra del lavado de dinero.

Kirchner y Boudou tienen entre sus propósitos frenar la demanda de dólares y la salida de capitales, aunque muchos estiman que estas medidas serán insuficientes.

Según las agencias internacionales, Argentina mantiene un buen ritmo de crecimiento económico y tiene un buen nivel de reservas monetarias; no obstante, tiene problemas con la inflación y la fuga de capitales, que en ocho años suman alrededor de 70.000 millones de dólares.

Por otra parte, Kirchner y su equipo de gobierno están vigilando de cerca las transacciones en dólares y los capitales que se manejan en moneda extranjera que no identifiquen sus actividades. En caso de que se consiga alguna anomalía, el Ejecutivo argentino procederá con las sanciones.

El Gobierno argentino promete que la actividad económica no se verá afectada por estas decisiones. Amanecerá y veremos.

VPD @notiglobo

Redes sociales

Archivo

Categorías