Mundo

Trump visitó Puerto Rico dos semanas después de ser devastada por un huracán

AP Photo/Evan Vucci

Estrechó muchas manos, se sacó fotos y hasta repartió arroz: el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitaba el martes Puerto Rico con la mira puesta en acallar las críticas por la demora en atender la crisis humanitaria en este territorio estadounidense arrasado por huracanes.

Casi dos semanas después de que el huracán María azotara Puerto Rico, solo 6,89% de la isla tiene electricidad, 22,54% de las torres de telecomunicaciones funcionan, 24% de los vuelos comerciales operan, en tanto persisten los problemas de distribución de agua y gasolina en medio de enormes daños a la infraestructura, y más de 9.000 personas aún viven en refugios, según cifras oficiales.

Trump alabó los esfuerzos de civiles y militares por ayudar y salvar a miles de personas y dijo que todos pueden sentirse “orgullosos” del trabajo realizado, minimizando el alcance de la tragedia frente a otros desastres.

“Cada muerte es un horror, pero si miramos una catástrofe real como Katrina y nos fijamos en los cientos y cientos de personas que murieron (en Nueva Orleans) y lo que pasó aquí con una tormenta que fue totalmente imponente … ¿Cuántos muertos tienen ustedes?”, inquirió, para contestarse: “Dieciséis contra miles”.

En 2005, el huracán Katrina mató a más de 1.800 personas en el área de Nueva Orleans. El 20 de septiembre, el huracán María dejó 16 muertos en Puerto Rico, según la última cifra conocida.

“Hemos salvado muchas vidas”, enfatizó Trump, aunque con cierto dejo de recriminación cuestionó el costo de la gestión de la crisis para Estados Unidos: “Odio decirlo, Puerto Rico, pero te estás llevando nuestro presupuesto fuera de control“.

Archivo

Categorías