Política

Luis García Armas se despide y separa del Fondo Valores Inmobiliarios

DOBLE LLAVE – Hace más de siete años, Luis García Armas, comenzó su andar por la Torre El Samán, sede corporativa del emblemático Fondo Valores Inmobiliarios SACA, lleno de ilusiones y con la misión de superar retos así como alcanzar metas en medio de las dificultades del país. Con 32 años, una hija y una esposa que aceptó acompañarlo en este viaje, Luis se enfrentó a un mundo corporativo complejo pero lleno de oportunidades, comenta y resume en un profesional y emotivo mensaje, dirigido como es natural a ejecutivos y accionistas del FVI y a todo aquel al que pueda interesar.

Recuerda que, su paso por Consultoría Jurídica, implicó dedicación y pasión. Allí, entonces, conoció y admiró a los integrantes de un grupo de colaboradores, todas ellas mujeres, que se convirtieron en aliadas y pilares fundamentales de su ejecutoria en el Fondo Valores Inmobiliarios.

Contenido

Liderando la transformación del Fondo

Con el tiempo, García Armas asumiría la tarea de liderar la transformación de fondo del Fondo, enfrentando así, según explica, su mayor reto profesional. «Junto a un equipo extraordinario», llevó a cabo una especie de revolución interna, reformando y renovando la organización.

Luis y su equipo, en onda optimizadora, se unieron alrededor de una visión común: alcanzar la excelencia. No se conformaron, abrazaron el cambio y trabajaron incansablemente para superar cualquier obstáculo. Su pasión y determinación dejan huella, logrando resultados exitosos y superando las expectativas de los Accionistas y la Junta Directiva.

Sede principal del FVI (Fuente de esta imagen referencial: Archivo)

Ahora, casi ocho años después, vuelve a cruzar la puerta del edificio El Samán, cerca de los 40 años, con dos hijas y un hijo, con una esposa que sigue a su lado incondicionalmente. Reflexiona sobre el camino recorrido, lleno de gratitud por lo vivido y aprendido. Agradece haber visto a su equipo convertirse en los mejores ejecutivos del país y por haber confirmado que lo imposible no existe.

Luis García Armas recuerda una canción vasca que dice: «Has sido de lo mejor de mi vida, pero ahora, mi amor, ha llegado el momento de separarnos». Al momento de la partida, pensó en los ejecutivos, los accionistas, su familia y su padre; la expresión central o principal que vino a su mente y destaca, fue: ¡LO LOGRAMOS!

Este alto ejecutivo -pragmático y bien formado, retador, pero nada distante de la caballerosidad- concluye brindando a la mencionada comunidad del Fondo Valores Inmobiliarios su aplauso de pie. «A todos, gracias. A Dios, que nos siga acompañando». Con cariño, Luis García Armas, firma al final del documento.

Texto completo del mensaje de despedida

De interés: EEUU permite a emprendedores en Cuba abrir cuentas bancarias por Internet

DOBLE LLAVE

Visita nuestro canal de noticias en Google News y síguenos para obtener información precisa, interesante y estar al día con todo. También en Twitter e Instagram puedes conocer diariamente nuestros contenidos



Ver fuente

Redes sociales

Categorías